jueves, 5 de julio de 2012

Cuando me...



Podría llenar todas las paredes de tu habitación describiéndote que es lo que estalla en mi cuando me... 

Cuando me miras... podría simplemente olvidar todo a mi alrededor, el mas llamativo detalle se volvería
irrelevante ante tu intencionada mirada de hacerme estremecer y soñar con como seria una eternidad
resumida en tus preciosos ojos.

Cuando me tocas... es como si dos grandes masas chocaran para liberar una gran cantidad de sensaciones
indescriptibles, incapaces de ser explicadas en simples palabras humanas que le faltarían a la moral con el
tan solo intento de tratar de explicar.

Cuando me hablas... enmudece mi boca y es como si el mundo tuviese que callar ante tan preciosa voz y tan
sabias palabras, que llevan en un ensueño el bello recorrido a un mundo donde tu bello cantar es el beber
de mi alma.

Cuando me abrazas... me permito imaginar como seria si nuestros cuerpos se fundieran en uno, para así llegar
al perfecto balance del amor en su estado bruto.

Pero cuando me besas... siento como fluye esa sensación de satisfacción a través de todo mi organismo
renovando así las fuerzas que me ayudaran a llegar a la siguiente ocasión en que saciare esa sed insaciable
de besar esos labios de los cuales emanan la razón de mi adicción a ellos y esos pensamientos deliberados
de gastar mi boca con la tuya.


1 comentario:

  1. Letras que veo y me sorprendo Carlos!

    ¿Qué pienso? que cada sensación vivida aquí y cada intención en estos bellos versos se mueve y motiva en el amor que sientes, y nada más bello que expresarlo de forma tan romántica y poética como lo has logrado!!!

    TE felicito, sigue escribiendo, sigue sintiendo! Me encanta que hayas abierto tu blog, tu musa ha de estar felizzzzzzz!!!

    Besotessss! Quedamos para hablar claro que sí!

    ResponderEliminar